Foto: Especial
El club inglés había anunciado antes que declinaría todas las ofertas por el jugador brasileño este verano

Liverpool.- El Barcelona todavía puede soñar con la incorporación de Philippe Coutinho. Pese a que el Liverpool había anunciado la mañana del viernes que no aceptaría ninguna oferta por el jugador este verano, la situación ha dado un giro después de que Coutinho haya decidido solicitar el transfer request.

Según Sky Sports, el enganche brasileño ha decidido finalmente tomar esta decisión después de la negativa de su actual club a negociar con el Barça. A través de un comunicado, el Liverpool aseguraba que “no se aceptarán ofertas y Coutinho seguirá siendo jugador del Liverpool”.

El ‘transfer request’ no obliga a nada, aunque deja claro que el jugador no quiere seguir en su actual equipo

“Queremos aportar claridad respecto a nuestra posición sobre el posible traspaso de Philippe Coutinho”, han declarado los dueños del Liverpool, el “Fenway Sports Group”, en una breve nota colgada en la web oficial. El entrenador de los reds, Jürgen Klopp, ya remarcó que el club no estaba interesado en desprenderse de Coutinho. “El Liverpool no necesita vender jugadores” sentenció.

En la Premier League, al igual que en las otras grandes ligas, no existen las cláusulas de rescisión, pero sí el transfer request, un mecanismo que permite a los jugadores pedir públicamente a sus clubes que les dejen salir y que se sienten a negociar con los equipos interesados en ellos. Sin embargo, ese aviso no obliga a nada, aunque implica que el jugador deje claro que no quiere seguir en el equipo, lo cual suele terminar en traspaso.

La decisión del Liverpool de rechazar dos ofertas del Barça por el jugador, la segunda de unos 100 millones, complica la situación para los azulgrana que buscan un fichaje de peso antes del cierre de mercado del día 31 de agosto. Desde Inglaterra aseguran que la nueva oferta rondará los 120 ‘kilos’.

Coutinho, de 25 años, llegó a Anfield procedente del Inter de Milán en 2013 por 8,5 millones de libras (9,37 millones de euros) y el pasado enero renovó por cinco temporadas. Con 19 años, jugó media temporada en el Espanyol durante la temporada 2011-12.