Tomada de La Jornada
Más de una veintena de periodistas tomaron la voz para reclamar que se proteja a quienes ejercen el periodismo en esta entidad.

Tras la marcha en la que se exigió el esclarecimiento del homicidio del periodista Javier Valdez, decenas de informadores demandaron al gobernador Quirino Ordaz que garantice que ningún otro periodista sea asesinado.

Los comunicadores pidieron al mandatario que ya no de discursos ni prometiera fiscalías especiales, le demandaron que de resultados y se detuviera a los culpables de la muerte de Javier Valdez, y que si no, que informe qué funcionarios serán despedidos.

Durante un encuentro realizado en el edificio del Gobierno estatal, más de una veintena de periodistas tomaron la voz para reclamar o solicitar que se proteja a quienes ejercen el periodismo en esta entidad, en la que a decir de los informadores, se vive el momento de mayor violencia y criminalidad de la historia del estado.

Hubo quienes le dijeron al mandatario local que “ a Javier Valdez lo mataron por denunciar la corrupción y el narcotráfico”, o que ya “son más de 600 los asesinatos que se han cometido en esta administración —la cual inició el pasado mes de diciembre—.

Durante el encuentro, se llegó a los siguientes acuerdos:

1- Fijar un equipo de alto nivel integrado por investigadores de la Fiscalía General del Estado y de la FEADLE dependiente de la Procuraduría General de la República

2- Que se integre una mesa de seguimiento formada por comunicadores, personas de la sociedad civil y especialistas en derechos humanos.

3- Que el Fiscal General del Estado, Juan José Ríos Estavillo, informe puntualmente sobre los avances y resultados de la averiguación, para que los periodistas conozcan cuál es el estatus del caso y;

4- Que el gobernador Quirino Ordaz Coppel sea quien encabece este proceso y que se reúna de manera frecuente con el gremio periodístico para informar sobre los avances en la investigación.

El mandatario estatal reiteró su condena a este hecho que lastima a todo Sinaloa, por lo que esta indignación, dijo, debe servir para unificar esfuerzos y dar con los responsables lo más pronto posible. Refrendó su disposición y la voluntad de su gobierno para contribuir en el esclarecimiento para que no haya impunidad.